Utilizamos cookies propias y de terceros para poder ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Privacidad.Acepto

Favourite
Contacto
900929901
Our offers
Back To Navigation

Cómo gestionar eficazmente un almacén

Muchas empresas utilizan naves industriales como almacenes de material o producto. Para ellas, hay dos variables fundamentales: el control de stock y el ahorro de tiempo. Localizar un producto dentro de la nave lo más rápido posible, optimizando el espacio y el tiempo es una ventaja competitiva. Encuentra a continuación algunos consejos basados en la experiencia de empresas que han comprado o alquilado una nave industrial.

Es importante tener en cuenta ciertas variables cuando se busca una nave, ya sea para alquilar o para comprar, ya que afectarán en la productividad del equipo.

Usa el espacio de forma inteligente

Hay una máxima que todos deberíamos conocer: La distribución de una planta debe realizarse en función de las necesidades del negocio. De ahí que sea tan importante el uso eficiente del espacio. Utilizando algo de creatividad podremos optimizar el espacio al máximo, antes de vernos obligados a invertir en nuevas localizaciones.

Matt Grierson, Director Ejecutivo de Dexion, una empresa que da soluciones de almacenamiento en toda Europa, lo tiene claro: todavía hay muchas empresas que no gestionan correctamente el almacenamiento y no están maximizando el uso del espacio. “El uso de estanterías ahorra hasta un 50% de la superficie del suelo. Para ello las empresas tienen que pensar en nuevas formas creativas e inteligentes de almacenamiento”.

Location Intelligence: apúntate a la última tendencia

  • Dónde ubicar tu nave industrial

    La respuesta sencilla es cerca del resto de activos inmobiliarios de la empresa. Los responsables inmobiliarios de las empresas necesitan tener en cuenta la conexión del almacén con los otros centros de la compañía para cumplir con los estándares de gestión de inventario y tiempos de entrega. Pero no solo eso: el diseño interior de la nave y la optimización de espacios también resulta esencial a la hora de decantarnos por una localización u otra.

  • Tecnología para el seguimiento del producto

Muchos almacenes que envían productos al cliente final ya han habilitado la localización del producto para hacer seguimiento durante el reparto. Esta tecnología también ayuda a empresas que mueven grandes cantidades de stock y necesitan un control de inventario avanzado. Garantizar la localización y correcta entrega de los productos o materiales marca la diferencia en términos de eficiencia.

Las empresas intentan continuamente mejorar la satisfacción de sus clientes y por eso cuentan con paneles de control que sirven para medir y supervisar los niveles de satisfacción. Una buena gestión del stock devuelto, la puntualidad de las entregas y el número de reclamaciones por productos defectuosos pueden contribuir a mejorar, no solo los tiempos de entrega, sino también la comunicación con los clientes, aumentando así su satisfacción.

Invertir en personal

El sector industrial está adoptando con entusiasmo nuevas tecnologías para lograr almacenes más eficientes. Sin embargo, las personas siguen jugando un papel fundamental a la hora de procesar devoluciones, manejar la maquinaria y solucionar incidencias. Lo ideal es asignar funciones claras a cada empleado en la cadena de suministro y ofrecer formación para la organización del almacén, servicios al cliente o formación para otras partes del almacén, y así garantizar que los empleados se sientan valorados y realizados.

Las opiniones expresadas por los trabajadores pueden proporcionar una interpretación valiosa de lo que puede realizarse para garantizar que el almacén funcione con éxito.