Utilizamos cookies propias y de terceros para poder ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Privacidad.Acepto

Favourite
Contacto
900929901
Our offers
Back To Navigation

Factores clave para escoger una nave industrial

Sabemos que encontrar la nave industrial ideal para tu empresa no es tarea fácil. Por el contrario, se trata de una decisión que excede a la intuición y requiere de toda nuestra capacidad analítica y de previsión para escoger la mejor opción para nuestro negocio a corto, mediano y largo plazo.Aunque el uso que queremos darle a la nave es uno de los puntos de partida para la búsqueda, aquí encontrarás otros factores que vale la pena analizar con (mucho) detenimiento.

¿Estaremos autorizados a ejercer nuestra actividad?

Toda nave industrial debe estar construida sobre un terreno afectado para uso industrial, ya que es la única manera de poder comenzar a tramitar una licencia. Para evitarte decepciones, te recomendamos que te informes al respecto antes de interesarte por un local industrial.

Además, si la nave pertenece a un polígono industrial, debes consultar si en dicha parcela está permitido el tipo específico de actividad que realizas. Cada actividad está regida por normativas que pueden requerir instalaciones específicas. Es por eso que resulta imprescindible que elabores una lista de las características que debe tener la nave, a fin de obtener una licencia, antes de comenzar la búsqueda.

¿La localización geográfica nos jugará a favor o en contra?

A la hora de escoger la ubicación de nuestra nave industrial, es importante que ampliemos la mirada y tengamos en cuenta el ecosistema industrial y comercial que la rodea.

La ubicación puede influir de forma directa en factores claves como:

  • La zona de distribución: para asegurar envíos rápidos, reducir costos y posibles contratiempos lo ideal es que busques una nave industrial en las cercanías de la zona donde distribuirás tu mercancía. Si la nave alojará una tienda o tendrá un uso diferente al de almacenamiento, habrá que considerar el público objetivo que quieres interpelar.
  • El tipo de servicios que se ofrecen en esa zona industrial: en función de la naturaleza de tu negocio, es posible que necesites apoyo en el manejo y reporte del inventario, transporte o almacenado en frío, etcétera.
  • El ecosistema de empresas instaladas en el lugar: es importante identificar dónde está ubicada la competencia, qué tipo de servicios ofrecen o carecen, y si su ubicación es un factor decisivo en la oferta o falta de esos servicios.

 

¿La nave es accesible?

La cercanía a rutas comerciales, puertos, aeropuertos, zonas de carga y autopistas es crucial para que los clientes, proveedores y empleados puedan acceder al lugar con facilidad. Además, te permitirá estimar con precisión los costos de transporte de la mercadería.

Pero lo cierto es que a la hora de alquilar una nave para tu empresa es preciso analizar la accesibilidad desde diversas perspectivas, como por ejemplo:

  • Características de la mano de obra disponible en la zona: contempla la disponibilidad de empleados con los conocimientos y habilidades necesarios para el desarrollo de tu actividad económica.
  • Acceso a servicios básicos: uno de los factores que no debes descuidar es el acceso a servicios como agua y electricidad. Ten en cuenta la presencia de instalaciones de desechos industriales, la disponibilidad y costo de los combustibles, alcantarillado o acceso a energías alternativas.

 

¿Es necesario hacer obras para que sea funcional? ¿Se justifica la inversión?

Si para ejercer tu actividad necesitas hacer obras de gran envergadura, solicita un contrato de alquiler por un plazo mínimo de 5 años a fin de no perder la inversión.

Aunque es posible negociar las condiciones contractuales, por lo general las modificaciones requeridas para adaptar las instalaciones a las necesidades del arrendatario no corren a cuenta del propietario del inmueble. Si la nave que te interesa necesita modificaciones, estará en manos de tu empresa llevarlas a cabo mediante una inversión inicial. Sin embargo, en las cláusulas del contrato también puedes negociar algún tipo de facilidad durante el periodo que tardas en instalarte en la nueva nave y en completarse los trabajos de renovación.

Como hemos podido comprobar, el alquiler de naves es una decisión compleja en la que intervienen muchos factores. Estos afectan tanto al costo por metro cuadrado como a las condiciones contractuales, el tipo de actividad que puedes realizar, y los recursos humanos y tecnológicos que tendrás a tu disposición.

Entre las diversas complejidades que acarrea la búsqueda de naves en alquiler están los aspectos mencionados en este artículo. Sin duda son un buen punto de partida, aunque te recomendamos que al momento de optar por el arrendamiento de una nave industrial recurras a la asesoría de expertos como JLL. Una correcta elección te permitirá cuidar tu bolsillo en el largo plazo y te ahorrará inconvenientes.

En este enlace podréis encontrar más información de nuestra cartera de naves industriales en alquiler.